Rafael llegó a nuestra unidad angustiado porque hacía dos días había sido detenido por conducir bajo los efectos del alcohol y en la comparecencia celebrada para su enjuiciamiento en el Juzgado, aconsejado por el abogado que le designaron, decidió prestar su conformidad a la condena que interesaba el Ministerio Fiscal.

undefinedRafael se conformó con una condena de un año y un día de privación del permiso de conducir, que le quedó reducida a ocho meses y una multa de seis meses reducida a cuatro meses a razón de seis euros diarios.


Antes de que ocurrieran los hechos, Rafael se había matriculado en una academia para obtener el título de vigilante de seguridad, y uno de los requisitos para acceder a esta titulación es la de carecer de antecedentes penales.
Aunque parezca mentira, Rafael no fue informado ni por su abogado, ni por el juez, ni por el secretario de todas las consecuencias jurídicas y administrativas que le acarrearían prestar conformidad con la pena interesada por el Fiscal, y el ignoraba que la condena le conllevaría la creación de antecedentes penales, lo que automáticamente le impediría obtener el título de vigilante de seguridad para el que estaba estudiando desde hacía meses.

Rafael desconocía que el Acta de conformidad que suscribía, tenía esta implicación penal sobre su situación personal, pues le informaron que se trataba de un delito leve sin mayores consecuencias que el cumplimiento de la condena, además tampoco sabía que en ese mismo acto renunciaba a formular recurso alguno contra la Sentencia de conformidad, que devino firme en aquel mismo instante, ignorando también que en lugar de multa, podía haber optado a la pena de prestación de servicios en beneficio de la comunidad, lo cual le habría sido menos gravoso habida cuenta de su situación de desempleado.


En la unidad Uniac Tráfico de Málaga hemos formulado Recurso de Apelación solicitando la nulidad de las actuaciones a fin de que se retrotraigan las mismas al momento anterior a que el acusado prestó su consentimiento.

Transcribimos algunos de nuestros argumentos en el recurso:

El Sr.---- no fue informado por ninguno de los intervinientes en el Acta de Conformidad, de que su renuncia al enjuiciamiento le acarrearía la creación de ANTECEDENTES PENALES, así como su inscripción en un registro, el Registro Central de Penados y Rebeldes, dependiente del Ministerio de Justicia, ni tampoco del tiempo de duración de esta inscripción hasta su completa cancelación, pues de lo contrario nunca hubiera prestado su conformidad, puesto que el mismo se encuentra actualmente cursando estudios de Vigilante de Seguridad, para la obtención del título acreditativo de esta especialidad, en el que uno de sus requisitos es la carencia de antecedentes penales, y si suscribió este acta fue en la creencia de que las únicas consecuencias penales y administrativas y de todo tipo que conllevaría, sería el cumplimiento de la pena de privación del permiso y del pago de la multa” .

A tal efecto el Tribunal Supremo, “ ha dicho repetidamente que para que la conformidad surta sus efectos ha de ser absoluta, personalísima, voluntaria (esto es, consciente y libre), formal, vinculante y de doble garantía (últimamente en sentencias de 12 de febrero y 1 de marzo de 2007 de la Sala Quinta ). Esto significa, en lo que aquí importa, que el Juez o Tribunal ante el que se acuerda la conformidad ha de cerciorarse de que el inculpado ha prestado su consentimiento libremente y que ha sido informado de las consecuencias de la conformidad acordada, pues sin conocimiento suficiente de dichas consecuencias no podría decirse que haya existido un consentimiento bastante para que el acuerdo conseguido pueda producir los efectos previstos por la norma; en este sentido, el artículo 787.4 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal atribuye al Secretario la misión de informar al acusado de las consecuencias de la conformidad antes de que ésta sea prestada
".


Al día de hoy estamos esperando la resolución del recurso.