El artículo 135 de la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, en relación con los traumatismos cervicales menores (latigazo cervical, contractura cervical, esguince cervical...), establece:

"... los traumatismos cervicales menores que se diagnostican con base en la manifestación del lesionado sobre la existencia de dolor y que no son susceptibles de verificación mediante pruebas médicas complementarias se indemnizan como lesiones temporales, siempre que el hecho lesivo pueda producir el daño, de acuerdo con los criterios de causalidad genérica siguientes:
 a) De exclusión, que consiste en que no medie otra causa que justifique totalmente la patología.
 b) Cronológico, que consiste en que la sintomatología aparezca en tiempo médicamente explicable.
 c) Topográfico, que consiste en que haya una relación entre la zona corporal afectada por el accidente y la lesión sufrida, salvo que una explicación patogénica justifique lo contrario.
 d) De intensidad, que consiste en la adecuación entre la lesión sufrida y el mecanismo de su producción, teniendo en cuenta la intensidad del accidente y las demás variables que afecten a la probabilidad de su existencia. "

abogados en malaga para cobrar indemnizaciones


Además, y por si lo anterior no fuera suficiente, sigue este artículo:


"La secuela que derive de un traumatismo cervical menor se indemniza solo si un informe médico concluyente acredita su existencia tras el período de lesión temporal”.

En la Unidad de Accidentes de Tráfico de Málaga ya estamos siendo testigos de cómo las compañías de seguros se están acogiendo a alguno de estos criterios para rechazar el pago de la indemnización, a pesar de que el perjudicado sufra síntomas como mareos, vértigos, náuseas, adormecimiento de miembros, hormigueos, dolor de fuerte intensidad, etc etc.

Con la nueva ley en la mano, ante la falta de una prueba diagnóstica del latigazo cervical, la compañía rehusará sistemáticamente el pago, obligándonos a acudir a los tribunales de justicia para dirimir tal controversia, pues obviamente en la mayoría de los casos la lesión existe.