Estrés Postraumático y Secuelas Psicológicas

Unidad Integral de Ayuda al Accidentado de Tráfico en Málaga

El estrés postraumático es un trastorno de ansiedad que puede surgir después de que una persona viva un hecho traumático que le causó horror, miedo, impotencia o dolor.

Es habitual pasar por un breve estado de ansiedad o depresión después de sufrir un accidente de circulación, además las personas que lo padecen siguen “volviendo a vivir el trauma una y otra vez, evitan a las personas, los pensamientos o situaciones relacionadas con el evento y sufren emociones excesivas.

Delitos contra la seguridad vial por alcoholemia en MálagaA veces este estado emocional desaparece en breve, o con el transcurso de unos meses, pero en otras ocasiones se transforma en una alteración o trastorno crónico o irreversible.

Este padecimiento psicológico es el “gran olvidado” por las compañías aseguradoras a efectos indemnizatorios, a pesar de que en muchas ocasiones, a los accidentados les supone un mayor padecimiento, llegando incluso a ser más invalidante que las propias lesiones o secuelas físicas o corporales.

El accidentado debe complementar SIEMPRE, en estos casos, su tratamiento médico por las lesiones físicas del accidente, con el seguimiento psicológico o psiquiátrico, desde el INICIO de los síntomas, para evitar que se cronifique el problema, puesto que las personas con este padecimiento, que sufren estos síntomas NO PUEDEN VIVIR COMO LO HACÍAN ANTES DEL SINIESTRO.

El nuevo baremo de tráfico, aprobado por la Ley 35/2015, de 22 de septiembre de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a personas en accidente de circulación, que entrará en vigor el 1 de enero de 2016, amplía considerablemente los rangos de puntuación tanto de las secuelas derivadas del estrés postraumático, (pasa el baremo de 1-3 puntos, a 1-15 puntos), así como los trastornos permanentes de humor. (pasa el baremo de 5-10 puntos a 4-25 puntos).

Nos preocupamos de que recibas el tratamiento psicológico o psiquiátrico adecuado, y además de que la compañía te indemnice por estas secuelas en la cuantía que te corresponda.