Grandes lesionados y accidentados con lesiones graves o muy graves

La persona que padece un accidente de este tipo sufre un antes y un después en su vida cotidiana, ya que en la mayoría de los casos no podrá ya incorporarse a su actividad laboral diaria, no podrá seguir practicando las actividades deportivas que venía desarrollando, necesitará adaptar su vivienda y vehículo a sus nuevas limitaciones físicas, en algunos casos precisará la ayuda de tercera persona, además tendrá que realizar rehabilitación domiciliaria o ambulatoria presente y futura, precisará prótesis y órtesis y recambios futuros de las mismas, ayuda psicológica tanto del accidentado como de su familia, ayudas para su desplazamiento, etc. etc.

Seguir leyendo